Reseña Cousins’ War

Nos situamos en el siglo XV en Inglaterra la Casa de York y Lancaster lucharon durante tres décadas por tener suficiente influencia como para controlar Inglaterra.

¿Cómo se juega a Cousins’ War?

Cousins’ War se juega durante un máximo de cinco turnos en los que los jugadores se irán alternando jugando cartas.

En el mapa podremos ver tres regiones y cada uno de los jugadores empezará con un cubo de influencia en cada región. Si al final de la ronda algún jugador controla (tiene más influencia que su rival) las tres regiones gana la partida. En caso de llegar a la quinta ronda el jugador que controle más regiones será el que ganará.

Cada jugador recibirá seis cartas y deberá escoger una para intercambiar con el rival de forma simultánea. Una vez hecho los jugadores deberán escoger de su mano una carta de batalla y una vez mostrada se escogerá la batalla que sucedió primero en orden cronológico.

Esto determinará el jugador inicial para  la ronda de cartas. En esta los jugadores se turnan jugando cartas hasta que hayan jugado cuatro. Cada carta tiene dos usos: o bien se usa como el evento que tiene descrito o bien podemos usar sus puntos de mando para realizar distintas acciones.

Además cada carta tiene un marcador con las cinco rondas y hay dos rondas marcadas: una con un símbolo para indicar el rival y otro símbolo correspondiente a una de las dos facciones. Si nos encontramos en la ronda de uno de esos símbolos nuestro oponente o la facción indicada podrá ejecutar la habilidad secundaria.

Las cinco acciones disponibles con los puntos de mando son: Obtener tropas de la reserva, añadir tropas al campo de batalla, mover influencia entre regiones, colocar influencia o bien quitar influencia de nuestro rival.

Una vez hemos jugado las cuatro cartas es hora de resolver la batalla. Si solo uno de los jugadores tiene tropas gana directamente la batalla y se la queda en su lado de la mesa para romper empates al final de la partida. En caso contrario deberán luchar hasta hasta que solo un jugador tenga tropas.

El sistema de combate se basa en el faroleo. El jugador con más influencia en la región donde se libra la batalla tirará los tres dados de forma oculta y anunciará el valor conseguido: un valor simple, uno doble o uno triple.

El rival puede creer nuestra declaración o no. Si se la cree deberá tirar los dados e intentar superar nuestro resultado si no se la cree se mostrará la tirada. Si se había declarado al verdad el oponente sufrirá una baja en caso contrario se puede ajustar la tirada con una carta de la mano perdiendo un cubo si hemos mentido.

El turno se irá alterando hasta que solo queden cubos de un solo color. Las tropas restantes se reubicarán en el territorio asociado a la batalla o uno adyacente y si no hay vencedor el marcador de ronda avanzará y empezará otra ronda.

Opinión de Cousins’ War

Cousins’ War es un juego de corta duración que combina varias mecánicas: control de areas, cartas de múltiples usos, puntos de acción, faroleo… La curva de aprendizaje es bastante elevada para un juego de tan corta duración y la primera partida será para aprender los distintos entresijos e implicaciones de nuestras jugadas o faroles.

Hay que saber jugar las cartas y conocer las posibilidades que ofrecen es un plus para poder disfrutar de la partida. Por ejemplo saber que si tenemos más influencia que el rival en la batalla nuestro rival puede jugar la cara de aliados franceses par ganar dos tropas extra es muy interesante y más aún si tenemos la carta que hace que los franceses cambien de bando.

Algunas acciones por puntos de maniobra tienen su punto de azar por ejemplo para añadir influencia la dificultad aumenta cuanto más influencia tenemos y hay medir bien el riesgo que asumimos.

El resultado de la batalla puede ser determinante ya que los soldados supervivientes se moverán al territorio vinculado o uno adyacente y esto puede decantar una mayoría para dar la victoria o evitarla.

Veredicto

Cousins’ War es un buen juego de dos jugadores que se juega en 30-45 minutos y que ofrece buenos momentos de tensión. Algunas de sus mecánicas recuerdan a Twilight Struggle y salvando las distancias se podría decir que Cousins’ wars tiene el look and feel de Twilight Struggle condensado en 30 minutos.

Hay momentos en que el azar puede tener repercusiones muy trascendentales y como pasa en otros juegos de recreación bélica se prima lo épico que puede ser no conseguir esa influencia que parecía tan asequible para privar a nuestro rival de una victoria o el uso de la psicología para poner contra las cuerdas a un rival que tiene todas las de ganar una batalla.

Cousins’ War es un juego ideal para familiarizarse en las mecánicas usadas frecuentemente en juegos de simulación bélica y ver si este estilo de juego encaja con nosotros.

Cousins’ War es un juego de simulación bélica que combina mecánicas como el control de areas, las cartas con varios usos, eventos, azar en la realización de las acciones y también faroleo para resolver las batallas. Una interesante combinación cuya única pega es una curva de aprendizaje un tanto elevada para un juego de  su duración.

Alternativas o juegos similares a Cousins’ War

Twilight Struggle sería una excelente evolución si queremos aumentar tanto duración como complejidad. En twilight encontraremos los dilemas de cuanto jugar las cartas para evitar que nuestro rival se beneficie del evento secundario, el control de territorios, incluso la fortuna necesario para realizar golpes de estado. Pero además tendremos dos facciones asimétricas que aprender a jugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En muevecubos.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.
Más información acerca de la política de cookies | cerrar