Reseña Lincoln

El 1860 Lincoln es elegido el nuevo presidente. Sus convicciones de abolir la esclavitud desembocan en la secesión de siete estados denominados la Confederación y estalla la guerra contra los leales a Lincoln, la Unión. Estamos en la guerra civil americana.

¿Cómo jugar a Lincoln?

Lincoln es un wargame dirigido por cartas creado por Martin Wallace y publicado por Maldito Games. El juego tiene unas reglas muy asequibles y representa la guerra civil americana a gran escala.

Wallace utiliza uno de sus mecanismos clásicos: dos acciones por turno, que usan cartas con varias posibilidades. Es algo que hemos visto en, a Study in Emerald, Brass, A few acres of snow, etc. En este caso pero, no tenemos deck building si no que empezamos con unos mazos ya creados y distintos para cada facción.

Algunas de estas cartas al ser usadas abandonarán el mazo para siempre así que deberemos tener cuidado con nuestras acciones. Por otro lado cuando se termine nuestro mazo añadiremos cartas extras que representan la evolución del conflicto.

Las acciones disponibles son básicamente: reclutar unidades, moverlas ya sea por tren o por mar, combatir, acciones especiales en las cartas, mover los tracks de europa y bloqueo marítimo, descartarse y pasar.

El grueso principal del juego está en el movimiento de tropas y el combate. Los jugadores tienen que posicionar y mover sus tropas para conseguir alguno de las condiciones de victoria. La resolución del combate es sin duda la parte más interesante del juego. Cada territorio está dividido en dos mitades. Cuando movemos unidades al territorio el defensor tiene dos opciones: combatir o replegarse.

Si se retira el territorio seguirá en disputa hasta que alguno de los jugadores gaste otra de sus acciones para realizar el combate. Si el atacante vuelve a enfrentarse a nosotros  las opciones serán las mismas pero esta vez ya deberíamos retirarnos a alguno de los otros territorios adyacentes.

La Unión es quizás la facción más compleja de jugar pues tiene la presión desde el principio. Cada vez que se termina su mazo debe tener una determinada cantidad de puntos de victoria (2 la primera vez, 5 la segunda y 12 la tercera) y en caso de no conseguirlo pierde directamente la partida. Llegados a la tercera vez si tiene los 12 puntos conseguirá la victoria o también si toma Vicksburg y Richmond.

Por otro lado la Confederación gana si toma Washington o bien si consigue que el track de Europa llegue al final.

Opinión de Lincoln

Lo primero que me sorprendió de Lincoln fue la sencillez de sus reglas. Quizás esperaba encontrar algo con más complicación al estilo A Few Acres of Snow pero no es el caso. Las reglas se explican rápidamente, no hay demasiadas acciones a explicar y además la preparación de la partida es facilísima.

Aún así el juego tiene decisiones muy interesantes. Las cartas más poderosas desaparecen del mazo al usarlas y a su vez las cartas que permiten reclutar unidades de tres también serán las que nos darán mayor liderazgo (usado para resolver el combate) o a veces necesitaremos movernos pero esa carta precisamente será la de mayor liderazgo y no la querremos gastar.

La mecánica de combate da pie a faroleos, ya que podemos atacar con un valor de liderazgo bajo esperando que el enemigo se repliegue y luego usar nuestro mejor valor aunque nuestro oponente puede intuir nuestra estrategia y no replegarse.

Hay muchos frentes en los que luchar y varias posibilidades a explorar, el bloqueo naval, el track europeo, la presión del Confederado, o una táctica más conservadora. El juego va a un ritmo trepidante y deberemos responder a los movimientos de nuestro oponente y presionarle para que no campe a sus anchas.

Veredicto

Lincoln me parece un gran juego. Tiene un ratio reglas y profundidad excelente. Las decisiones no son fáciles de tomar y determinan el avance de la partida. El ritmo de juego es alto y la integración temática está muy conseguida. Puedes cortar la linea de suministros al rival, usar tácticas de desgaste, forzar el bloqueo marítimo, atrincherarte para forzar que tu rival gaste sus mejores bazas, etc.

Al ser un juego asimétrico no esperéis que las facciones estén perfectamente equilibradas, jugar como la Unión me parece a priori mucho más exigente que con los confederados.

Hemos roto el bloqueo ahora a entrar hasta la cocina

Por otro lado el punto de partida es siempre el mismo y puede que al echarle muchas partidas se creen vicios o estrategias preferidas pero por el momento veo mucho margen de exploración. Además no nos engañemos, si el juego nos da diez buenas partidas  de 75 minutos o más de tensión y disfrute hasta que se nos empiece a hace parecer repetitivo ya estará más amortizado que la mayoría de juegos en nuestra colección.

Lincoln es un juego para dos jugadores que recrea la guerra civil americana. Un juego dirigido por cartas centrado en el despliegue y combate de unidades para controlar los distintos territorios. Un juego tremendamente asequible con un ritmo de partida tremendo y momentos de tensión y emoción. Muy recomendable.

Alternativas o juegos similares a Lincoln

A Few Acres of Snow otro juego de simulación bélica en este caso con un mecanismo de construcción de mazos. Tiene un nivel de complejidad superior y la mecánica de la construcción de mazo permite abusar del juego hasta el punto de generar estrategias degeneradas (aunque se supone que ya están corregidas). Muchos comentan que Hands in the Sea es una versión mejorada de éste aunque no lo he catado.

Polis Fight for the Hegemony añade una capa de gestión de recursos en un juego en donde el combate es menos importante frente al control de las regiones y la gestión de esos recursos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En muevecubos.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.
Más información acerca de la política de cookies | cerrar